Consejo sobre fertilizacion

Le ofreceremos los conocimientos para la fertilización de distintas verduras

Alimento esencial
Las plantas requieren fundamentalmente de un buen suelo para su crecimiento y también de otros nutrientes llamados fertilizantes químicos. Sirven para su desarrollo, sanidad, floración, fructificación y crecimiento.

Un fertilizante es un compuesto químico que contiene elementos nutritivos fundamentales para el desarrollo y la regulación de la reacción PH (ácida o alcalina) de la savia de las plantas.

Proporcionan los nutrientes ausentes en el suelo y reponen aquellos que las plantas han usado. Por medio de fertilizante se puede acelerar y aumentar el crecimiento de las plantas y mantener la calidad y la salud de las más adultas. Pero cuando un fertilizante es colocado incorrectamente puede ocasionar daños gravísimos. Por eso debemos asesorarnos para comprender las indicaciones y dosis correctas.

La diferencia con el abono

Con el abono orgánico (compost, humus de lombriz, estiércol, harina de hueso, cenizas de madera, etc) lo que se busca es modificar o mejorar la estructura del suelo para volverlo óptimo para determinado cultivo.

En cambio el fertilizante químico aporta nutrientes en un momento en que la planta necesita estímulos. A los fertilizantes la planta los absorbe directamente, independientemente del abono natural que contenga el suelo.

Las plantas obtienen todo lo que necesitan para vivir y crecer del aire, el agua y el suelo. El aire y el agua proveen del dióxido de carbono, hidrógeno y oxígeno; mientras que el suelo aporta el resto de los nutrientes.

Cómo detectar síntomas

A cada planta su fertilizante. El detectar qué es lo que está faltando es tarea que quizá escapa a nuestros conocimientos. Pero podemos darnos cuenta que una planta está carente con una buena observación y seguimiento de su comportamiento. Generalmente se manifiesta con una serie de síntomas según sea el elemento faltante. Por ejemplo, cuando las hojas están amarillas o pardas, cuando caen con facilidad, cuando presentan manchas, cuando encontramos clorosis en las nervaduras, muerte en las hojas terminales o iniciales, por un mal desarrollo, carencia de frutos o de flores, etc. Siempre que estemos en duda es recomendable cortar una hoja, rama o muestra del defecto y llevarlo a una persona especializada en el tema.

En qué época fertilizar

La regla general indica fertilizar antes de la primavera, a comienzos de diciembre y a comienzos del otoño. Pero toda regla tiene sus excepciones: nos referimos al tipo de clima reinante en cada región. Por ejemplo, en nuestra provincia conviene fertilizar en primavera (un día fresco), en diciembre (sólo en un día fresco) y fundamentalmente en marzo.

Las plantas que se deben fertilizar en primavera son: césped, herbáceas, árboles, arbustos, bulbos, rosas y plantas de interior. Es fundamental recordar que una planta nueva no debe recibir aporte de fertilizantes químicos.

Las plantas recién trasplantadas requieren de una dosis de fertilizante anti estrés para estimular su sistema radicular. Cuando estamos frente a un ejemplar de gran tamaño, debemos medir su tamaño de copa y en esa circunferencia imaginaria realizar pequeños hoyos cada 50cm. ó 1m, de 30cm. de profundidad, para colocar allí el fertilizante. Luego volver a rellenar con tierra.

Cómo elegir un fertilizante

Un fertilizante completo es el que contiene nitrógeno, fósforo y potasio (NPK). Estos elementos básicos están representados por números en la etiqueta del producto, y cada uno de ellos indica un porcentaje en peso. Ejemplo: Un producto que en su membrete indica 5-10-5, contiene 5% de nitrógeno, 10% de fósforo y 5% de potasio, además de otros productos inertes que le dan consistencia y, en algunos casos, otros micro nutrientes.

Los fertilizantes están formulados para abarcar una gran variedad de plantas, aunque nos encontramos con casos específicos como son las rosas, los bulbos, los frutales, el césped y los árboles.

Cómo se aplican

Los fertilizantes se presentan en gránulos y líquidos. Los líquidos deben disolverse en agua siguiendo las indicaciones de dosis del membrete. Otros se colocan en raíz por conductos que se cavan en la tierra. Por último encontramos los fertilizantes que se pulverizan y se colocan en el follaje. Para cada tipo de planta:

Bulbos: Antes de su floración colocar triple 15 o triple 19.

Césped: Fosfato diamónico o un fertilizante líquido (Macro sorb) radicular o foliar.

Arboles y arbustos: Antes debemos estar seguros del daño o carencia que presenta cada especie en particular. Pero para reforzar la planta debe ser un compuesto de nitrógeno, fósforo y potasio.

Plantas de floración y herbáceas perennes: Triple 15 o triple 19.

Para enredaderas: Nitrofoska azul o un fertilizante foliar.

Para hortensias, jazmines del cabo, azaleas y citrus: Hierro.